• Memorias de un Vecino

Barcelona Saturday Night

Actualizado: oct 8


Eran las 4 de la mañana, estaba pedaleando tan tranquilamente hacia mi trabajo, con mi habitual ausencia de energía al tener que madrugar tanto, aún no estoy acostumbrado y llevo más de 6 años con esta rutina. De repente, tuve que frenar en seco debido a la incorporación de un vehículo kamikaze que pasa por encima del bordillo de la próxima curva en la que me encontraba, es más, de la velocidad en la que apareció le chirriaban las ruedas, tan espantosa estaba siendo su maniobra que en un visto y no visto, aquel coche se encontraba dando vueltas de campana, finalmente boca abajo cual tortuga varada sin posibilidad de darse la vuelta.

Fue entonces cuando decidí ir a echar un vistazo para ver la gravedad del accidente y con mi afán de persona responsable, ver si aquella persona estaba herida de gravedad. En ese momento me sorprendí, vi salir a través de la ventana rota de la puerta del piloto a un hombre, bueno, muchacho de unos veintitantos años y con aspecto de juerga de sábado noche. Aquel hombre que parecía ileso se arrodilló de golpe, me asusté ya que pensaba que se iba a desplomar en cualquier momento. Dejé de preocuparme en el momento que observé a aquel individuo sacar algo del interior del coche. Seguidamente, tras estar rebuscando un rato resurgió de entre aquella chatarra con una mochila en la mano, de la cual saco lo que parecía una botella de whisky.

Entonces aquel personaje botella en mano se fue con su paso tambaleante hacia un banco cercano donde primero se sentó cómodamente para empezar a empinar el codo y puesto que no estaba en condiciones de aguantar su cuerpo malherido, vi claramente cómo se iba deslizando poco a poco hasta quedarse tumbado, y ya no sé si el hombre se quedó dormido o algo peor en el momento en el que su brazo se quedó colgado en el aire y la botella cayó al suelo.

Yo que ya no sabía si lo que había visto era real o que mi mente me estaba jugando una mala pasada, miré el reloj y viendo que se acercaba mi hora de entrada al curro, seguí mi camino a toda prisa pensando en lo extraño que pueden ser algunos animales nocturnos que recorren por la ciudad de Barcelona.

Alberto Rodríguez Rodríguez
  • Facebook Memorias de un Vecino

© 2020 para Memorias de un Vecino. Creado con Wix.com