• Memorias de un Vecino

Aprende a caminar antes que a correr


Hola bienvenid@s tod@s. Era una tranquila mañana de miércoles, estaba viendo la televisión tranquilamente, sentado en el sofá, de repente suena el timbre de la puerta de abajo, así que me levanté para ir a contestar y del telefonillo me responde un hombre diciendo que tiene un paquete para mí. Qué tontería más grande, la ilusión que nos hace recibir un paquete en nuestra propia casa, un paquete que ya hemos pedido y pagado con anterioridad, pero al final como nos traen algo envuelto parece que nos traigan un regalo.


Para no tener que ir moviéndome mucho por la casa normalmente me quedo al lado de la puerta para esperar al segundo toque de timbre, pero en esta ocasión el sonido que escuche fue más bien cómo de algo que caía escaleras abajo, entonces abrí la puerta corriendo para ver qué sucedía. Menuda la escena al salir al rellano y ver al final de la escalera a un hombre tendido en el suelo, no voy a negar que lo primero que buscaron mis ojos fue buscar donde había aterrizado mi paquete, aunque seguidamente miré al pobre chico que había quedado tendido en la planta de abajo haciendo signos de dolor.


Baje escaleras abajo para ayudarlo a ponerse en pie y comprobar que no tenía heridas graves. Él por su parte sólo hacía que pedir perdón por haber tirado mi paquete y además tenía la cara roja por la vergüenza que suponía tener a todas mis vecinas cotilleando lo ocurrido, al escuchar ruido salen todas corriendo, no se pierden ni una, ya que deben tener material nuevo que contar a la hora del café con las amigas.


Al final pude recoger la caja que me traía, la cual quedó aplastada al máximo, pero por suerte no venía nada frágil. Aunque frágil si quedo la autoestima de aquel pobre repartidor que se fue intentado aguantar el porte, aunque se le veía claramente que se iba cojeando y sumamente dolorido.

Johnny A. Gaspar Uterra
21 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
© Copyright - MemoriasdeunVecino®
  • Facebook Memorias de un Vecino

© 2020 para Memorias de un Vecino. Creado con Wix.com